El jabón y sus componentes

El jabón es parte fundamental de la higiene diaria, pero entre toda la variedad de jabones y sus múltiples presentaciones ¿Cuál es el que debe? Esta pregunta  conlleva a preguntarnos para que queremos tal o cual producto de limpieza cutánea. Depende de tipo de piel, necesidades y problemas de piel en el momento de usar el jabón.

Si tenemos en cuenta que la función básica del jabón es limpiar la piel para eliminar microorganismos y evitar infecciones además  de  quitar malos olores,  cualquier jabón sería útil, pero son las sustancias que se le añaden las que le confieren cualidades distintivas.

Componente “tenso activo”: esta sustancia es la que se encarga de disolver la grasa haciéndola más ligera y “fácil” de mover con agua al  fragmentar la grasa en partículas más pequeñas y evitando que se vuelvan a unir. Esta es la sustancia presente en el jabón que “remueve” la mugre pero también remueve la grasa del cuerpo y si lo usamos varias veces en el día o lo dejamos mucho tiempo desengrasa a la piel ocasionando sequedad e irritación

Antiséptico: este componente elimina las bacterias y otros microorganismos actuando directamente sobre los bichos, matándolos. Este  componente se le debe de dar tiempo para que haga su efecto ya que si solo lo dejamos  poco segundos no permitimos que dicha sustancia permanezca suficiente tiempo en contacto como para que se mueran los microorganismos presentes. Normalmente la sustancia que contienen los jabones como antiséptico es clorexidina o yodohidroxiquinoleina, o yodopovidona (estos últimos irritantes) y vienen marcados con la leyenda  “antibacterial”. Los clásicos son el Escudo Antibacterial, el  Septosan, el Cetaphil Antibacterial, el Germisidin, entre otros

Perfume. El jabón normalmente tiene un olor a “jabón”, pero por mercadotecnia se le agregan fragancias para mejorar o modificar dicha cualidad a gusto del usuario, fuera de la función cosmética de “oler a limpio”  no tiene ninguna otra conveniencia, pero esta característica hace que el jabón adquiera capacidad de generar alergias a la formula de la fragancia que se le adiciono, por lo que se prefiere los que contienen  fragancias en los pacientes que tiene antecedente de piel irritable o alérgica. Basta recordar las marcas Nórdico, Zest, Camay… de inmediato evocas sus olores.

Colorantes: el color normal de la pasta de jabón es blanco perlado, la industria le ha adicionado colorantes para mejorar su aspecto, pero al igual que el perfume, no le brindan ninguna función o cualidad adicional y si el riesgo de irritar la piel.

Exfoliantes mecánicos: los jabones que adicionan la leyenda exfoliante contienen en su formula partículas de arena silica, que produce al ser friccionadas al masajear la piel con la espuma del jabón, un efecto desincrustante y de raspado de células muertas y partículas incrustadas en la piel. Estas partículas y su efecto son benéficas pero normalmente la cantidad por cm  cubico de estas arenillas, es mínima por lo que el efecto exfoliante también es muy discreto, teniendo más función publicitaria que clínica. (Si vas a exfoliar tu cara usa un producto “exfoliante” adicional) ejemplo es el Dove Exfoliante

Exfoliantes químicos: los jabones de prescripción dermatológica contienen en su formula algún exfoliante que puede ser acido salicílico, acido glicolico, etc., que lo que hacen es degradar las uniones de las células de la capa cornea, es decir de la que esta mas externa, estos jabones tiene como resultado una descamación fina de la cara que es muy útil cuando tenemos “puntos negros” o “barros”; al ser químicos, en pieles sensibles o bajo algunos tratamientos pueden causar sequedad  e irritación que a veces son inaceptables para algunos pacientes. Marcas como Effaclar, Normaderm, Cleanance contienen estos principios activos en su formula

Azufre: los jabones con esta sustancia son astringentes y tensioactivos, ocasionando que la piel se desengrase y perdure así por algunas horas. Las sequedad que producen es satisfactoria en cutis grasos pero en pieles normales es incomoda y perjudicial que puede promover la irritación estos jabones abundan en el mercado. Puede mencionar en su formula como azufre, resorcinol o resorcina.  Jabones como el Dermac, Azufre, Sastid, son de este grupo.