Verruguitas del cuello

 Como quitar las verruguitas del cuello

Fibromas del cuello

En la edad adulta es normal que aparezcan “verruguitas” en el cuello, las axilas o la cintura, que muchas veces nos avergüenzan. Estos abultamientos pequeñitos de la piel se conocen clínica mente como fibromas laxos y aparecen en sitios de pliegues o flexión del cuerpo. Son lesiones benignas y se presentan en forma solitaria o múltiple. Su tamaño puede variar de  varios milímetros a centímetros de diámetro. También hay variantes en su coloración, desde fibromas del mismo color de la piel hasta otros de tonalidades marrones o rojizas.

Los  fibromas o verrugas del cuello no presentan síntomas; a no ser porque se enreden en alguna fibra de la ropa, se irriten con el uso de joyería, o bien, por el uso de sustancias inadecuadas para su remoción. Regularmente se presentan a partir de los 30 años de edad, y existe predisposición familiar para que aparezcan. Se observan con frecuencia en personas con sobrepeso, diabetes o en embarazo. Pueden crecer durante el embarazo de forma muy exuberante o a veces ser solitarias y aparecer incluso en niños.

No retirar las verrugas del cuello más pequeñas había sido una opción común, pero el inconveniente de dejarlas sin tratar es que crecen y cuando crecen, su resección conlleva a cicatrices y mayores molestias para el paciente.

En nuestra experiencia es mejor quitar todas las lesiones que se observen y se toquen así se requiera hacerlo en varias etapas puesto que de esta forma no solamente se obtienen mejores resultados a largo plazo sino también se evitan cicatrices. Posterior a la sesión las costras caen en pocos días y por lo general no generan inflamación.