Hábitos de vida aconsejables en los pacientes atópicos:

Cuando la piel de el niño no deja de picar

Llegaste a esta pagina seguro porque tienes el problema que a tu niño no le deja de picar la piel a pesar de lo que le pongas o que fácilmente recae en problemas de la piel. Seguramente ya estas cansado.

Vamos a exponer una serie de recomendaciones básicas que conviene tener presentes en el manejo y cuidado diario de las pieles que dan comezón:

  • Baño rápido, no mas de 10 minutos y enjuagar la piel perfectamente.
  • Usar jabón neutro, sin olor ni colorantes, y no usar estropajo para tallar la piel
  • Aplicar crema humectante cada 8 a 12 horas, no es necesario lavar la piel para aplicar humectación. este es el mas importante de los cuidados.
  • Ropa cómoda de algodón, sin aplicaciones, metales ni material que raspe.
  • Dieta lo mas ligera posible, sin enlatados, embotellados, embolsados… entre mas natural mucho mejor. Evitar azúcar y harinas.
  • Evitar áreas polvosas o calientes. Los humificadores  van bien si vives en climas muy seco.
  • No apliques cosméticos, perfumes u otros químicos en su piel
  • siga su sentido común elimine todo lo que usted crea se causa de la comezon.

Si su hijo a pesar de esto continua con la comezón consulte con su dermatologo. En Los Cabos:

Mi Dermatologo

Dr Humberto Cantu

Tel 624 2473988

Dermatitis atópica: causas

Mucho se ha estudiado a la dermatitis atópica y lo que sabemos en cuanto a sus orígenes que no haya una sola causa. Se han barajado muchos factores alérgicos, nutricionales, psicológicos etc. Pero ninguno justifica 100%  la génesis de la  dermatitis atópia, y todo apunta a que sean una mescla de varios eventos y condiciones las que desencadenan la aparición y consecuentes brotes de eccema. atopia

Definitivamente la genética tiene un componente importante ya que la atópia “corre” en familias, es más frecuente en familias que tienen o han tenido dermatitis u otras enfermedades alérgicas (alergia a alimentos, asma, rinitis). Si los padres no tiene antecedentes de dermatitis en los pliegues, el riesgo de que un niño desarrolle una alergia es de 5% – 15%, si uno de los padres es atópico el riesgo es de 20%-40%, si uno de los hermanos lo es, el riesgo es casi igual entre 25%-35%, pero si ambos padres presentan el antecedente, esto se puede elevar hasta llegar a ser entre 40%-80%.Al parecer si es la madre la que padece la atópia, es mayor el riesgo.

Sabemos que contribuyen a la aparición de los brotes las reacciones por alimentos o por inhalantes (polen, polvo) y los desencadenantes ambientales como la sequedad, la temperatura elevada, etc. Los factores emocionales, las situaciones de nerviosismo y estrés también favorecen los brotes de la dermatitis atópica. La falta de lactancia materna también se ha asociado en la el desarrollo y gravedad de la atópia, así  como la introducción de alimentos difíciles de digerir antes de los 6 meses y  la ablactación temprana

Los pacientes atopicos tienen condicionada  alteraciones  bioquímicas que condicionan sequedad de piel y fácil irritación, con la consecuente pérdida de humedad cutánea, ante la falta de la capa de grasa que normalmente la aísla del medio

También tiene alteraciones en las funciones de las células que  se encargan de defendernos, siendo estas más agresivas y presentando funciones irregulares que hacen al sistema de defensa  actuar en forma anormal,  reaccionando exageradamente ante estímulos que en otros individuos no tendrían mayor relevancia.

Dermatitis atópica: generalidades

Se trata de una enfermedad inflamatoria de la piel, con tendencia a la cronicidad, que se caracteriza por picor intenso, enrojecimiento, y pequeñas ronchas sobre una piel muy seca. Afecta principalmente a la cara, el tronco, los pliegues de brazos y  piernas. La enfermedad cursa con episodios de empeoramiento («exacerbación» o brote agudo) que se alternan con etapas de mejoría a lo largo del tiempo. El picor es el síntoma principal, sin embargo puede acompañarse de un sinnúmero de molestias como sudoración, enrojecimiento, ampollas… etc. que iremos viendo poco a poco…eccema

Este problema de la piel recibe muchos nombres: dermatitis atópica, eccema flexural, neurodermatitis generalizada… (Usaremos indistintamente  estos nombres).

Es una Enfermedad muy común (hasta el 10 % de la población) y que sin ser una enfermedad grave, sí implica una serie de consecuencias muy molestas para el paciente que las sufre: comezón, alteraciones del sueño, alteraciones psicológicas e incluso en los casos severos se puede llegar a producir incapacidad laboral.

La dermatitis atópica cursa de forma diferente en cada individuo; cada niño y cada familia lo vive de distinta forma. Algunos padres manejan el eccema de sus hijos de forma muy natural, sin interferir en su vida normal, generalmente cuando afortunadamente los síntomas no son muy severos; Pero algunos niños requieren una atención constante que puede agotar a los padres y familiares que les cuidan.